18 may. 2012

Cazadora Capítulo 24


Hacía calor a pesar de la temprana hora. Kian atravesó la puerta, seguido de Lyan y Natalia. La sala era amplia y una estrecha alfombra roja formaba un camino desde la puerta hasta una ornamentada silla en la cual el noble Julián II los esperaba. Eran los primeros que habían llegado.

Al verlos entrar, Julián se levantó y los miró con interés, con una pregunta en sus ojos que no llegó a formular, pero que Kian logró adivinar. Una pregunta que también se formuló Kian conforme fueron llegando poco a poco los demás del grupo contrario: ‹‹¿Dónde estaba Shena?››

Pero ella prometió que vendría, no debía preocuparse por ello. Así que se dedicó a mirar detenidamente a sus contrincantes.
 
Eran cuatro, entre los que solo había una mujer, un hada de las rocas, a juzgar por su apariencia (ojos miel y pelo caoba), que miraba con desagrado a un desgarbado y feroz duende de su propio grupo, mientras que los dos duendes restantes miraban a la pareja con total indiferencia, mostrando aburrimiento.

Suspiró con exasperación. Sólo faltaba Shena, ¿dónde estaría?

El Noble carraspeó, llamando la atención de todos.
-Es algo tarde, a la persona que falta la pondréis al día de lo que ahora os diré, ¿de acuerdo? –dijo mirando con fijeza a Kian.
Pero antes de que éste pudiera asentir, la puerta volvió a abrirse, esta vez con excesiva fuerza, y Shena entró en escena.

Se mostraba sin la ilusión, aunque los del equipo contrario apenas mostraron sorpresa, tan solo la mujer la miraba asombrada. Llevaba el oscuro cabello azulado en una trenza, dejando que sus afilados ojos destacaran, los cuales miraban fijamente al equipo rival. Se podía notar que había llegado corriendo y fue algo extraño que Azkar se posicionara a su lado cuando ella cerró la puerta con suavidad.

-Perdón por la tardanza. Hubo…un pequeño contratiempo, no se volverá a repetir.-se disculpó mirando al noble, que la miró con curiosidad.

-Tras esta interrupción, he de seguir con lo que iba a comentar. Como ya habréis notado, en las anteriores fases se os ha puesto a prueba de forma distinta, para comprobar vuestro ingenio y cooperación en la primera fase, y vuestra destreza y valor en la segunda. Seguramente os preguntaréis qué vamos a pedir en esta prueba. Es bien sencillo. Valoraremos vuestra magia y vuestro aguante. Al azar, se os hará luchar uno contra uno, equipo contra equipo. Ganará el equipo que más batallas haya ganado de los cuatro enfrentamientos. En caso de empate, se decidirá en su debido momento.- Añadió.

Todos se miraron, equipo contra equipo, directamente. Con magia. Kian miró a Shena, que a su vez miraba con arrogancia al duende que había estado gruñendo a su compañera. Él la miraba feroz, con el deseo que matarla reflejado en sus ojos.

-Por si no ha quedado claro, se habrá ganado la batalla en caso de que el otro contrincante quede inconsciente, no esté en condiciones de seguir luchando o que simplemente se rinda. No quiero muertes en este torneo.-dijo fulminando al duende que miraba anteriormente a Shena. –Ahora, he de decir unas reglas para esta última fase del torneo.  No habrá armas, no se permite el uso de cuchillos, no hay excepción. Tampoco el uso de pócimas, nada, deberéis luchar con todo lo que vosotros mismos dispongáis. Y por supuesto, no se permite que un animal ayude a su dueño durante el combate.-comentó esto último mirando significativamente al felino, que le devolvió con rabia la mirada, sorprendiendo al noble, que no pudo más que levantar una ceja hacia Shena.

-Sólo se quedará en las gradas, las cuales es seguro que habrá, ¿no es así?-respondió mordaz Shena. Él la miró por un momento más antes de volver a hablar.

-Cierto, pequeña Cazadora. Habrá personas presenciando los combates; duendes, hadas, cualquier especie que haya pagado por ello. Pero nadie interferirá en los combates, ¿segura de que tu felino amigo no lo hará?-volvió a preguntar.

-No, no lo hará.-afirmó ella, agachándose levemente para acariciar tras las orejas a Azkar, tratando de tranquilizarlo.

Kian no podía comprender nada, ¿qué era ese gato? Bueno, un gato común estaba seguro que no era, si no, el noble no estaría tan interesado.

-De acuerdo.-dijo reticente Julián.-Ahora debéis dejar vuestras armas y tras ello, os conduciré hasta el recinto en el que se desarrollarán los combates.

Kian miró a Shena una última vez, ella le estaba mirando fijamente, seria, antes de darse la vuelta y dejar sobre la mesa sus armas. Azkar la seguía de cerca, como si fuera su sombra.

***
‹‹Déjalo estar, céntrate en el torneo.››

Shena se repetía una y otra vez la misma frase, tratando de mantener a raya sus emociones. Suficiente tenía con las suyas como para que el noble enfureciera a Azkar, que solo trataba de protegerla y acompañarla.

-Estarás en las gradas, cerca de mí. Sabes que puedo cuidar de mí misma muy bien.-dijo ella tratando de convencerlo.

-Sí, lo sé. Pero la magia no es tu punto fuerte, me encantaría arañarle la cara a ese engreído noble que desconoce el riesgo que supone para ti exponerte al público.

-A estas alturas Akallabêth Filarie sabe perfectamente que sigo viva, no merece la pena seguir en las sombras. Lucharé hasta que mi cuerpo no lo soporte, tan solo para vengar a toda mi familia y amigos. No podrás evitarlo, amigo mío.

-Pero podría ayudarte con esta ardua tarea.-añadió con terquedaz.

-Y lo harás, pero no es precisa tu ayuda ahora, por favor, no quiero que el noble nos descalifique.

-No lo hará. Tu aparición allí causará tal sorpresa que se hará el doble de rico. Nunca perdería tal oportunidad, incluso podrías obligarlo a que yo pueda participar.

-Podría, pero no lo haré. He de fortalecerme.

-Eres realmente tozuda, Hija de la Noche.

Shena sonrió ante esto último, le pareció gracioso que le llamara a ella tozuda cuando era él el que insistía todo el rato, iba a contestarle cuando empezó a oír el bullicio de la gente, cerca, muy cerca.
 
-Me colaré dentro, y estaré en las gradas, te ayudaré si veo que es necesario. No podrás evitarlo.-añadió Azkar escabulléndose con rapidez entre las sombras de una pared, sin permitirle que ella objetara nada.

Caminó un par de pasos más, la tensión la ralentizaba, odiaba las concentraciones de gente, que fijaran su mirada en ella. Y sabía que todos la mirarían, de eso estaba segura.
 
-¡Shena!-exclamó Natalia pasándole el brazo por los hombros para darle un pequeño abrazo, sorprendiéndola.- ¿Dónde has estado? ¿Qué pasó? Bueno, da igual, la última fase está a punto de comenzar, ¿Estás tan nerviosa como yo? ¿Crees que ganaremos?-comenzó a decir ella, abrumándola ante tanta pregunta.

-¡Pues claro que ganaremos!-gruñó Lyan con optimismo apareciendo a su lado y empujándolas a las dos para que avanzaran. –Pero debemos darnos prisa o nos retrasaremos.

Ella agradeció su intervención, no deseaba responder a esas preguntas.

Kian caminaba por delante de ellos, en silencio. Shena le miró levemente, pero luego desvió su mirada hacia la inmensa puerta que había ante ellos cuando pararon. Un gran estruendo provenía de detrás.

-Tras esta puerta está el terreno donde combatiréis. Vosotros seréis el equipo número uno-dijo señalando al equipo contrario.-Y vosotros el dos. Nada más entrar se os guiará hacia dos diferentes plataformas, desde las cuales observaréis a vuestros compañeros luchar. ¿Alguna pregunta?-hizo una pequeña pausa. -¿No? Pues que empiece la última fase de este torneo.-añadió abriendo con sorprendente facilidad la gran puerta, exponiéndolos.

La luz los cegó por unos segundos, tras los cuales, avanzaron atravesando la puerta, hasta dejarse  ver por completo.

Se trataba de un amplio terreno arenoso, rodeado por completo por gradas repletas de gente eufórica por ver los combates. La visión de tal cantidad de personas y otros seres mágicos descompuso a Shena. Pero no lo dejó ver en su expresión, tan solo un pequeño temblor en su mano la delataba. Una mano que Kian cogió.

-Vamos, no te quedes ahí parada. –la urgió, tirando de ella para seguir a los demás.

Colocaron a los dos equipos en diferentes plataformas, separadas por apenas una decena de metros. La tensión se podía palpar en el ambiente.

-Damas y caballeros, aquí tenemos a nuestros participantes.-se oyó la voz de un hombre en todos lados.-en el equipo número uno tenemos a Filianel, Rhons, Freen y Alana. Y en el equipo número dos podéis ver a Kian, Lyan, Natalia y Shena.-explicó, dando un especial énfasis en el último nombre, acaparando la atención del público, que la miró con curiosidad y evidente incertidumbre.- Sí, aquí está la última Hada de la Noche, seguro que hará un buen trabajo.-añadió para fastidio de Shena.
 
Kian aún no le había soltado la mano y ella le dio un pequeño apretón, inquieta. Él bajó la mirada hasta la de ella, tranquilizándola. Y ella pudo sonreírle levemente. Kian le guiñó un ojo y luego le soltó la mano. Encarando al público.

-Las apuestas quedan abiertas y el primer combate se decidirá en breve.-añadió el Noble. Su ronca voz resonó por todo el terreno, causándole un ligero escalofrío. Y llamando la atención de la gente.

Estaba nerviosa, preguntándose quién lucharía primero.

Una gran tabla dorada apareció en mitad del terreno, de forma que todos pudieran verla. Había dos columnas, para el equipo uno y el dos y luego cuatro filas, para los combates.

-Como todos sabrán, las elecciones de los combates son totalmente al azar. Veamos quién combatirá primero.

En la tabla apareció escrito en la columna del equipo uno que lucharía Freen. Se trataba nada más y nada menos que aquél que había mirado mordazmente a Shena. Y en la columna del equipo dos, el nombre de Natalia apareció, dejando un mal sabor de boca a Shena. Él parecía el más mortífero del grupo.

Se acercó a ella y con convicción le susurró al oído lo siguiente: -Ganarás, sé que eres capaz de eso y mucho más.

Natalia la miró con una gran calidez reflejada en sus ojos antes de bajar de la elevada plataforma y situarse en mitad del terreno de juego con gran determinación.

-Las apuestas para este primer combate quedan cerradas. ¿Ganará el equipo uno, o el dos? Se decidirá enseguida.

Shena observaba tensa. Natalia parecía tan pequeña ante aquél duende. Él la miraba con evidente diversión, pensando seguramente que sería realmente sencillo. Pero Lía no lo dejaría ganar con facilidad, era dura de pelar.

-Que dé comienzo el primer combate.-anunció Julián II. Tras sus palabras, sobre el terreno apareció todo lo necesario para un buen combate con magia. Estaba todo pensado, hasta que los árboles tuvieran las ramas altas y finas para que no se pudieran arrancar y usar como arma. Muy bien organizado. En la zona central había un gran lago, en los laterales distintos árboles y diversas fogatas repartidas por el resto del terreno.

Natalia se abalanzó sobre Freen, pillado por sorpresa ante la ferocidad de ella y llevándose una buena patada en el estómago.

Shena sonrió. No había armas, pero el cuerpo a cuerpo sí que se le daba bien a Natalia, muy astuta.

Después, antes de que él pudiera atraparla, voló cerca de una de las fogatas y el lago. El Hada de la Noche se preguntó qué pretendía.

Pero sabía una cosa, si el Noble quería espectáculo, con Natalia lo tendría.


4 may. 2012

Noticias que dar.

Hola queridos lectores, he de comunicarles que muy a mi pesar, no podré publicar hasta pasadas dos semanas.
¿Por qué? Sencillamente porque me voy.... ¡DE VIAJE! Bueno, podría decirse mejor que me voy de intercambio :) Concretamente, a Alemania. Perfeccionaré mi inglés, porque vamos, chapurreo mucho el alemán, apenas se decir cuatro cosas ;)

Así que como comprenderán (o eso espero jaja :) ) no he podido traerles hoy ni siquiera un capítulo. Sabrán que la preparación del equipaje conlleva a la pérdida del poco tiempo que he tenido disponible y no pude ni tocar el ordenador más que para leer vuestros capítulos nuevos y poco más.
Por todo ello les pido un poco de paciencia. Prometo que el capítulo siguiente será memorable :) Ya tengo una idea de lo que irá, así que.. :)

Aprovecho también esta entrada para agradeceros que siempre estéis por aquí, comentando y leyendo. No creo que podáis comprender lo que cada comentario significa para mí y espero que sigáis por aquí un tiempo, aún queda historia y otras dos en la  cola ;)

También decir por fin (hace un mes o dos que debería haberlo comentado xD) que finalizó aquella encuesta de los que comentaban y demás:
Queridos lectores que no comentan, adoro que esteis por aquí, aunque un comentario de vez en cuando alegra la vida a cualquiera :) Añado que se puede comentar de forma anónima, sin que tengáis que dejar ninguna otra información que vuestro nombre al terminar el comentario para que pueda diferenciaros :D

No me enrollo más, que de verdad, si sigo así no querré irme porque no podré ni leerlos estos días :'(
Cierto, había olvidado comentarlo, no podré pasar por vuestros blogs hasta que vuelva de Germany, pero que sepáis que trataré de ponerme al día cuanto antes :3

Un beso y cuidaros mucho :)
PD: para quien no lo haya leído, el capítulo 23 está ya publicado.




PD2: Voy a participar en un concurso:) (aunque luego nunca gano pero en fin, la esperanza es lo último que se pierde) Entonces, aquí os dejo el link del concurso: CONCURSO ETERNAMENTE EN TINIEBLA














PD3: Otro concurso :P sí señores,  por sus 300 seguidres, La Libelula Del Guardían ha organizado un concurso, para más información, ¡click aquí!