29 ago. 2011

Cazadora Capítulo 1 (segunda parte)

Un suspiro sale de lo más hondo de ella. ¿Debe confiar en él? Si ni siquiera sabe de qué especie es. Debe andarse con cuidado.

-¿Me vas a decir de qué especie eres?-le expone ella en voz alta sus dudas. Y él no se molesta en contestarle.

Frustrada aventura sus conjeturas:
-Eres un híbrido, ¿me equivoco?- él le lanza una rápida mirada, en la que Shena logra entrever un atisbo de sorpresa y desconfianza. Todo ello afirma su conjetura.

-De acuerdo, continuemos con mi monólogo. Eres un híbrido y una parte es hada. Hasta ahí he llegado, pero ¿qué más?- pregunta ella de nuevo.

-No pienso contestar eso- refuta él.

-Lo descubriré poco a poco-afirma ella.

-Tú sabrás, ahora debemos descansar, mañana comenzará todo, “compañera”-masculla él añadiéndole un toque irónico a la última palabra.

-Capullo-murmura ella sumamente bajo y él no logra escucharla-. Está bien, yo haré la primera guardia.

Kian la mira pensativo y desconfiado pero finalmente asiente y suelta las alforjas de Yitan, dejándolo libre para pastar.

-Yitan-lo llama Shena, el animal la mira a la espera, deseando comenzar su descanso- cuídate de aquellas hiervas de allí, son venenosas- comenta ella señalando bajo un árbol, el unicornio la entiende, son muy inteligentes.

Shena vuelve a subir a la rama de antes, desde donde vigilará. Observa a Kian, que se mueve algo rígido inseguro de dónde ponerse a descansar. Poco después se decanta por sentarse y apoyarse en un tronco de sauce y cierra los ojos.
Al rato, Shena es capaz de escuchar sus suaves ronquidos. Y ella se relaja, aún manteniendo la guardia.

Por fin puede pensar en paz.
Su “aventura” ha cambiado, ya no hará todo sola, pero… ¿por qué él buscará el tesoro? ¿Poder? ¿Dinero?

-Quién sabe-masculla ella algo intranquila.

Durante su guardia no ocurre ningún incidente importante. Sólo apareció un solitario duende, el mismo que la atacó hace un rato, que al localizarla, huyó como alma que lleva el diablo. Eso a Shena le causó mucha gracia. Está consiguiendo una fama importante.

Baja de su rama cuando ya va siendo hora de cambiar la guardia, ella necesita también descansar. Se acerca a él, pero antes de despertarlo, lo observa.
Durmiendo parece más en paz. Sus rasgos se suavizan, dándole un efecto más dulce. Tentador.

Él abre sus ojos como si notara su escrutinio y la mira algo alerta, saca una espada de no sabe dónde y amenaza con ella  a Shena.

-Tranquilo- dice ella tras soltar un bufido muy poco femenino y levanta sus manos- sólo venía para cambiar el turno- exclama ofendida, ella no ataca a sus aliados, ni aunque sea el primero en todo este tiempo.

Kian suspira algo confuso, como hubiese esperado un ataque por parte de ella y ella no duda que así sea.

-No pienso atacarte, por ahora estamos en el mismo juego, no te haré daño-ronronea ella soltando una pequeña risa.

Él se levanta enfurecido y ofendido a partes iguales.

-Iré a montar guardia- casi le grita al pasar por su lado y él sube a la rama donde ella ha estado todo el rato.

Así que él ha sabido todo el tiempo dónde estaba ella, interesante. Shena le da vueltas a ese pensamiento y luego lo deshecha, para qué darle importancia.
Se sienta donde él había estado hasta hace poco y procura dormitar un poco.
Pero no puede, siente la mirada de él sobre ella y eso la pone nerviosa. Suspira. Va a ser una noche muy larga.

***
No logra comprender por qué no puede dejar de observarla. Quizás porque se ha sorprendido mucho que al despertar viera sus ojos mirándolo con curiosidad.
Casi grita del susto y él no ha sabido como reaccionar ante eso. No se lo esperaba y se ha mostrado muy brusco con ella. Ciertamente espera un ataque por parte de ella. Por eso reaccionó así, pero pudo ver por su mirada que la sorprendió al casi atacarla, un pequeño gesto de desilusión apareció por su rostro. Y él cree que fue por no confiar en ella.

¿Pero cómo puede confiar en ella si solo se conocen desde hace apenas cinco o seis horas?
Aún así, no puede dejar de pensar por qué ella le resulta tan familiar.

También piensa en las atenciones que le dio a Yitan, tan diferente a cómo había luchado contra él; fue cariñosa y dulce con el unicornio y por un momento deseó cambiar los puestos con el animal y eso no le gustó a él. No quiere sentirse atraído por nadie, ni siquiera ella, una hermosa y peligrosa hada.

Los minutos y las horas pasan muy rápidas montando guardia mientras sigue observándola.

¿Por qué ella quiere el tesoro de Flynn?
¿Qué habrá hecho que un hada, que normalmente es un ser pacífico y dulce, luche por encontrar ese tesoro?

Está seguro de que pronto lo averiguará.

***
La luminosidad del cielo la despierta, el amanecer se acerca.
Se levanta de la algo incómoda posición en la que ha estado medio dormitando lo que quedó de noche.
Y presencia como Kian baja con gracia de la rama. Todavía no logra quitarse de la cabeza la escena de anoche. ¿Por qué casi la ataca de nuevo?
No puede confiar en él si él no confía en ella.

-Siento lo de anoche- le sorprende él- es que me parece todo esto muy extraño en unas pocas horas pasamos de pelearnos a formar un equipo y yo no confío en alguien de la noche a la mañana.

-No pasa nada-contesta ella mordazmente- igual me pasa, debemos acostumbrarnos a la presencia del otro. Te comprendo.

Él la mira a los ojos un buen rato, después aparta la vista y llama a Yitan, que acude presuroso hacia ellos. Se acerca más bien a Shena, que sonríe y acaricia al animal con cariño.

Mientras, Kian coloca las alforjas y monta sobre Yitan, que se queja. No quiere que Shena camine. Ella ríe ante eso.

-Tranquilo Yitan, no pensaba dejarla en tierra. Sube- comenta Kian tranquilamente tendiéndole la mano a Shena.

Ella coge su mano con cuidado y sube de un impulso de sus pies a Yitan. Todavía no ha perdido la experiencia que tuvo con los unicornios.

-¿Desde cuando estás con Yitan? –pregunta ella por sacar un tema normal.

-Desde siempre-contesta pensativo-desde siempre.




__________________________________________________________

Hola a todos ;) bueno aquí os presento a los dos primeros premios del blog!
Este premio me lo ha dado

  • ¿Cuál es tu clásico favorito de Disney? El Rey León 1
  • ¿Con cuál de los personajes te identificas más, y por qué? Con Mulán. Porque siempre está intentando ayudar a los demás, superándose una y otra vez.
  • ¿Qué príncipe te gusta más? El Príncipe Derek (La princesa Cisne)
  • ¿Cuál es el villano de Disney que más te gusta? Maléfica (la bella durmiente)
  • ¿Cuál es tu personaje favorito en general? Timón (Rey León)
  • ¿Cuál es la canción de los Clásicos de Disney que más te gusta? "Mi reflejo" [Mulán]  "Un mundo ídeal" [Aladdín] " "Hay un amigo en mí" [Toy Story 1] y "Hijo de Hombre" [Tarzán] ...Una buena infancia con muchas películas de Disney hace que no pueda elegir menos xD
  • ¿Cuál es para ti la mejor trama de Disney? Mulán, es que simplemente me encanta!
  • ¿Cuál es la escena que consideras más emotiva? Cuando la mamá de Bambie muere y él empieza a  buscarla por el bosque T^T que panzón de llorar me pegaba de pequeña.
  • ¿Cuál es la más graciosa? En el Rey León, cuando timón y pumba hacen un baile para distraer a las hienas..aquí video  (vedlo, merece la pena xD)
  • ¿Qué historia tiene mejor final? Hmm 101 Dálmatas xD

*****************************************
PREMIO PARTE DE MÍ:
REGLAS:
1-Nombra a quien te premie y su blog.
2-Premia a 10 blogs que formen parte de tí.
3-Escribe tres mentiras y tres verdades.

1-Este precioso premio me lo ha dado Gaby T. P. y su blog : El último guardián


2- [No van por orden de preferencia eh! xD]
1)$$Any$$ y su blog Almas destinadas: tú eres mi mundo
2)Annie y su blog Una linda copia
3)Athenea y su blog Athenea's Corner
4)Paula y su blog Sharabbey Road
5)
6)Nadia y su blog Lazos de Loto
7)Tania y su blog Las Luces de Lighling
8)May y su blog  Tears in heaven
9)Sonia y su blog Apuesto por tí
10)Tres de tres y su blog Tres de tres

3-
Mentiras:
-Odio a los gatos.
-No me gusta dibujar.
-Pienso dejar de escribir.

Verdades:
-Odio madrugar.
-No quiero que se acabe el verano.
-Me encanta leer!

Besoos!


24 ago. 2011

Cazadora Capítulo 1 (primera parte)


Shena ya había encontrado una de las seis piezas. No fue fácil, la tenía un licántropo con fama de asesino. Y ella tuvo que entrar a su casa una noche de luna nueva para que él estuviera más débil.
Pero cuando iba a salir de allí, él se le presentó delante de sus narices.
Lucharon poco, debido a que ella no estaba muy especializada en la lucha contra lobos y decidió huir puesto que ella tenía lo que había venido a buscar, sacó sus alas de hada y voló, escuchando tras de sí el aullido furioso de Krunk.

La pieza en cuestión es una pequeña daga de oro, con rubíes incrustados, única. Ésa le ayudaría a encontrar las demás, porque las piezas tienen una conexión entre ellas. Desean volverse a reunir. Es extraño, pero a Shena eso le facilitaba la búsqueda.

El inconveniente de este viaje era que ella, al haber sido de la realeza, no conocía casi nada el mundo de Fairland, sus rincones ocultos hacían estremecerse hasta al más aventurero y ella debía tragarse sus miedos y seguir buscando.

La búsqueda de la segunda pieza le llevó hasta un rincón de Fairland llamado Tinky, territorio de los duendes. Los duendes aprovechan cualquier oportunidad para poder probar la carne de Hada y el que tenía delante de ella estaba hambriento.

-Lárgate antes de que te mate.-le avisó al indeseado.

-Oh, no te preocupes, me largaré…cuando haya cenado-respondió relamiéndose a la vez que sacaba una sucia daga de su cinturón. El duende tenía unos ojos melosos rasgados, el pelo azul oscuro y unos afilados dientes y uñas. Se lanzó al ataque a por ella. Pero el poco tiempo que llevaba observando al duende le ayudó a evitar el inesperado ataque. Sacó de su propia funda una larga espada y se preparó para la batalla.
Sin embargo, el duende al ver esa espada saltó un pequeño quejido y salió volando de allí, con sus oscuras alas rodeándolo prácticamente.

-Gallina-masculla ella envainando su espada.

Tras un buen revuelo y búsqueda por el reino, la daga de oro le llevó hasta un pequeño y oscuro claro en el bosque. Allí no había nada.
Suspiró frustrada y algo cabreada con la daga, ¿Para qué la condujo aquí?
Quizás solo debe esperar un tiempo y ya que era bien entrada la noche, decidió prepararse para dormir.

No enciende fuego, puesto que eso atraería a los duendes, vuela y se encarama a una rama de un alto roble, sus espesas hojas la cubrirán de ser vista.
Tampoco logra dormir mucho, puesto que a las tres o cuatro horas un buen golpe la pone alerta. Silenciosa, se agazapa en la rama, esperando.

Al poco rato de una esquina del claro aparece un hombre, encapuchado, regañando a su oscuro unicornio.

-…¡Silencio! Vas a alertar a los duendes-le reprende con una grave voz. El unicornio parece hasta arrepentido.

La daga de oro que permanece en su cinturón le aclara que ése hombre tiene otra de las seis piezas. Eufórica, espera con impaciencia hasta que casi están debajo de su rama y salta. Aterriza frente al hombre, que por la sorpresa solo puede mirarla. El unicornio la mira con una notable curiosidad.

-Dame la pieza que tienes del tesoro de Flynn-dice sin rodeos.

Un brillo de comprensión pasa por los ojos del desconocido y una socarrona sonrisa se extiende por su rostro.

-Alto ahí niña, qué sabes tú de ése tesoro y por qué crees que yo tengo alguna pieza-le pregunta.

-Primero, esta “niña” tiene un nombre, y el por qué, es que estoy reuniendo las piezas y sé que tú tienes una- exclama ella.

-Y tú tienes otra-afirma él muy seguro de sí mismo
Ella calla.

-El que calla otorga-aclama vencedor.

-¡Y qué!-desenvaina su espada- dámela-murmura colocándole la espada en la yugular.

Él traga y mira a su unicornio.

-Es inútil, los animales no me harán daño.

-No, pero yo sí puedo-aclama dándole una fuerte patada en la espinilla que la toma por sorpresa, una mueca de dolor y rabia cubre su rostro.

-Bastardo-masculla y le devuelve la patada, pero en la cintura.
Intercambian algunos golpes, en la pelea él ha logrado quitarle la espada y ésta queda fuera del alcance de ellos. De nuevo él intenta otra patada en la espinilla y ella la esquiva abriendo sus alas y volando a un metro del suelo.
Él la mira desde su altura y sonríe de nuevo, ella apenas puede distinguir el brillo de sus dientes por culpa de la capucha que oculta su rostro. Y sorprendentemente él también vuela, escasos metros los separan y ella aprovecha para estudiarlo.

Está volando y eso sólo lo pueden hacer los duendes y las hadas. ¡¿Qué es él?!

-¿Duende o hada?-le pregunta ella tras otro intercambio de golpes. Él la mira levemente a los ojos sin que ella se de cuenta y no contesta.

Puesto que están empatados respecto a habilidad con la lucha, Shena recurre a una última opción.

-Hablemos-dice ella sorprendiéndolo.

-De acuerdo- contesta él, algo reticente.

Ambos se posan en el suelo.

-Quiero que formemos un equipo, juntos podríamos encontrar mas fácilmente las piezas y puesto que ninguno quiere perder su parte, es lo mejor. ¿Estás de acuerdo?- exclama ella finalmente.

***
¿Qué quiere ella con esto? ¿Aprovechará la menor oportunidad para robarme mi parte?-piensa él observándola, aún sin responder.

Ella tiene una hermosura exótica, con unos amplios ojos entre azules y grises, un bonito perfil y labios llenos, cuerpo bien proporcionado y en buena forma. Desprende una gran sensualidad. Una gran tentación para él. Y una distracción para encontrar el tesoro.

Sin embargo ella tiene una de las piezas, puede sentirlo gracias al anillo que encontró del tesoro de Flynn. Y no cree que pueda vencerla, ni ella a él.

Una suave tos le saca de sus pensamientos.

-Está bien compañera, ¿tu nombre?-dice él poco después.

-Shena-exclama ella- ¿Y tú?

***

-Kian- le contesta con una profunda voz- y él es Yitan-añade señalando a su unicornio que acude con gusto a recibir las atenciones que ella le ofrece.
Acaricia con admiración su espesa y sedosa crin, le encantan los unicornios…de pequeña ella era amiga de una bella y clara unicornio, pero murió junto con sus demás seres queridos.

Un suave suspiro sale de lo más profundo de su pecho.

-Y bueno Kian, ¿Puedo finalmente ver cómo eres?-pregunta algo apurada pero firmemente, necesita saber qué es, un hada o un duende.

Él no contesta, simplemente se baja la capucha, exponiéndose al escrutinio de Shena. Tiene unos oscuros ojos marrones, cercanos a los de un duende, pero con un filo luminoso, como los de un hada, nada de ello aclara sus dudas. Pero sigue observándole, fijándose en sus pómulos, sus ojos de nuevo y finalmente su apetecible boca.

¿Pero en qué estás pensando? Se reprende a ella misma.

21 ago. 2011

Cazadora Introducción


Shena es un personaje extraño.
Huidiza y tenaz, busca las partes del tesoro de Flynn, un tesoro que le dará poder y un único deseo. Lo busca desesperadamente, centra todo su tiempo en ello. Pero no es fácil reunir sus seis piezas.
Unas están escondidas, otras están en posesión de algunos sin que sepan qué son. Todas están repartidas por distintos lugares del reino de Fairland. Un mundo de hadas, duendes y demás seres. Hubo una época en la que fueron buscadas por mucha gente, pero nadie tuvo suerte en su búsqueda y abandonaron. Ahora es el turno de ella.

El por qué de este viaje por el tesoro de Flynn es algo de lo que ella prefiere no hablar. Siempre se siente culpable. ¿Por qué? Porque durante aquél suceso…ella se escondió y no luchó, por miedo y porque era demasiado inocente y pequeña. Toda su familia y amigos murieron allí y ella fue la única que sobrevivió. Ella logró salir a delante, para que el sacrificio de todos ellos no fuera en vano aunque las pesadillas de aquella noche aún le persiguen.