12 nov. 2011

Cazadora Capítulo 7


Hola:) aquí os traigo este capítulo, debo decir que es algo más largo porque quería dejaros todo esto del tirón y no cortároslo. Espero que os guste y deseo ya leer vuestros comentarios que tanto me animan a seguir escribiendo. 
Besos <3
***** 

La lucha tras de ella paró de repente. Un sudor frío bajó por su espalda mientras corría cuanto podía para llegar a esa pequeña casa en la que esperaba poder salvarlo.

Parecía que cuanto más corría, más lejos estaba, pero cuando por fin llegó a estar a unos diez metros de la casa, de dio de narices contra una barrera protectora. Maldijo en unos cuantos idiomas algunos sin ni siquiera conocerlos, y se preparó para echarla abajo, puesto que no había tiempo que perder.
Llamó al aire. Sintió como la daga que estaba en su cintura se calentó levemente.

El aire, tras robarle a ella una buena porción de fuerza, derribó levemente la barrera, exhausta, dio un paso dentro de aquél recinto, sintiendo como la barrera se alzaba de nuevo detrás suya.

Dio otro paso, pero sus piernas fallaron. Todo se volvía oscuro en cuestión de milésimas de segundo, luchó. Necesitaba llevarlo y que viviera, pero en cuanto vislumbró a una persona saliendo por la puerta de entrada de la casa, todo desapareció a su alrededor.

***
Un ruido de metal contra metal la despertó de repente. Se levantó sobresaltada. No sabía dónde se encontraba. Cuando logró enfocar la vista, tras el mareo de haberse levantado tan deprisa, se encontró cara a cara con un Duende. La habitación en la que se encontraba estaba prácticamente hecha de madera, pero era realmente acogedora. Sorprendida y algo temerosa, lo único que pudo convocar fue una leve brisilla que hizo que el duende se estremeciera y mirándola, sonrió.

-Tranquila, no debes hacer esfuerzos, ni si quiera sé cómo lograste derribar mi barrera. No soy el enemigo. Me llamo Lyan.-dijo tras lo cual hizo una pequeña reverencia, que desconcertó algo a Shena.

-Shena.-logró articular, y luego recordó- ¿Cómo está Kian?

-Está estable, tenía algunas heridas grabes, pero lo trajiste a tiempo.

Después de esas palabras Shena notó que podía respirar sin tanta presión.

-De acuerdo… ¿necesitas que te ayude a algo?- se ofreció.

-¿Sabes algo sobre hiervas medicinales? –preguntó Lyan.

-Un poco.-admitió ella. De pequeña siempre le gustó curar y ayudar a los demás.

Él formó una amplia sonrisa hacia ella y como pudo ella le devolvió el gesto.
Lyan era un Duende bastante peculiar, incluso hermoso. Sus oscuros ojos eran verdes y rodeados de un negro carbón, en una de sus mejillas, un entrecruzado tatuaje azul. Su largo pelo ondulado de un color azul oscuro, no tanto como el de ella verdadero, pero es anormal para ser un Duende.
Él notó su escrutinio para la vergüenza de la Hada.

-Desciendo de una mezcla de varias especies de Duende.-aclara.

Shena asintió y lo siguió hacia la cocina, que ahora estaba manga por hombro. Distintas hierbas y pociones en distintos estados estaban colocadas sin orden. Shena se estresó y todavía no habían empezado.

-Perdona el desorden, Kian necesitaba urgentemente distintas medicinas y ungüentos.

 Ni contestó. Se acercó y empezó a intentar ordenar aquél caos. A su lado, Lyan comenzó a preparar los ingredientes para la siguiente poción. Conforme iban completando las tareas, la tensión reinante del principio se iba desvaneciendo, dejando un habiente cálido y reconfortante.

La energía con la que Shena se había despertado poco a poco fue disminuyendo.

-Descansa un poco Shena, debes estar cansada, puesto que gastaste demasiada magia al abrir mi barrera. Ya acabo yo de ordenar todo esto.

Tras una ligera duda, terminó aceptando que era lo mejor. Se disculpó y preguntó antes de irse en dónde se encontraba Kian.

Caminó silenciosa hasta la habitación y algo nerviosa abrió. Kian descansaba sobre una pequeña cama, casi completamente cubierto de vendas. Casi sollozó ante eso.
Fue por su culpa. Ese momento se había repetido durante las anteriores horas en su cabeza.

Se acercó con cuidado hasta él, evitando el lo posible hacer ruido y despertarlo.
Se sentó en el suelo a su lado, observándolo.
-Kian.-susurró, mientras rozaba con el dorso de su mano su mejilla.

Sorprendiéndola, la mano de Kian atrapó la suya, envolviéndola y manteniéndola en su mejilla. Pero él aún estaba dormido.
Ella sonrió y apoyó su cabeza en el colchón, era de noche y la noche la tranquilizaba, era posible que durmiera hasta el amanecer. Suspiró deseándolo.
***
Se despertó adolorido, pero vivo. Recuerda que lo último que vio antes de desmayarse fue el angustiado rostro de Shena, aliviado de que estuviera ella viva, de dejó ir.
Abrió los ojos, temiendo que tan solo eso le causara dolor, pero no ocurrió. Observó todo lo que podía mirar sin mover la cabeza, pero finalmente se rindió.

Notó que estaba en una de las habitaciones de Lyan, lo que adivinó significaba que Shena logró traerle aquí.

Notó como una ausencia a su alrededor, aunque le restó importancia. Trató de levantarse, se encontraba realmente pasable. No tan mal como debería haber estado. Lyan había hecho un gran trabajo con él. Prometió agradecérselo en cuanto le fuera posible.

Cuando estaba a punto de ponerse en pie, se abrió la puerta de la habitación y entró un ocupado Lyan, que se quedó petrificado al verlo levantarse.
Soltó todo lo que  traía en brazos, que a juzgar parecían ungüentos, y se acercó corriendo hacia él, obligándolo a tumbarse de nuevo. Jadeó ante el esfuerzo de evitarlo, pero se rindió fácilmente.
-Quieto ahí, no te levantes. Llevas durmiendo casi una semana.-le informó.

Kian echó cuentas. El Torneo comenzaría en una escasa semana, y eso si Shena se había encargado de inscribirlos. Gruñó.

-Tranquilo, Shena se encargó de todo. Ha estado muy preocupada por ti, aunque trataba de disimularlo.
No contestó, sabía que si el Hada se encontraba en la casa, estaba escuchando esta conversación.

-No está, ha ido a buscar algunas hierbas para las pociones. Es muy hábil con esto, en cuanto le enseñé a hacer pociones, aprendió a hacerlo casi mejor que yo.

Sí, exactamente igual que cuando empezó a enseñarle los principales conceptos de la magia. La Magia. Dios, si aún no está recuperado, no podrá ayudarle con su aprendizaje. Maldita sea.

-¿Cómo consiguió traerme? ¿Nos encontraste en el bosque?-preguntó Kian.

-No, lo cierto es que ni si quiera me había dado cuenta que hubo una lucha de tal magnitud a una centena de metros de mi casa. Según ella, te trajo como pudo, se dio de lleno contra la barrera que hay alrededor y sin que siquiera sabía lo que hacía, logró derribar mi barrera, así como te lo cuento, tras esto, os coló a ambos dentro de la barrera, alejándolos del peligro y cuando salí a ver qué había ocasionado el fallo de mi barrera, ella me vio y cayó exhausta al suelo.

Esto le sorprendió mucho. ¿Cómo había logrado derribar esa poderosa barrera? Lyan estaba especializado en la Magia de defensa. Eso debió desgastarla del todo, lo que ocasionó su desmayo.

-Ha estado aquí a tu lado todas las noches, queriendo estar a tu lado cuando despertaras.

Comprendió toda la tranquilidad reinante que había sentido todo el rato. Y comprendió por qué se había curado tan rápido. Las Hadas de la Noche obtienen poder de la Luna, y ella puede que sin quererlo, le hubiese dado ese poder al desear que se recuperara, pero eso no se lo podía contar a Lyan.

-¿Te contó cómo logró escapar del Linch?-le preguntó.

-No, no quiso contármelo. Eso deberás preguntárselo tú.

-¿Y cuándo volverá?-quiso saber.
Lyan no le contestó, pero poco después se oyó como se cerraba la puerta.

-¿Hola? Ya he vuelto.-su voz resonó clara por toda la casa.

-Justo a tiempo Shena, Kian despertó.-Le llamó Lyan en voz alta.

Unos apresurados pasos se acercaron a la puerta y su angelical rostro apareció preocupado.

-¿Kian?
 

10 comentarios:

  1. Ya iba siendo hora de que se despertara Kian*.* Me encantó el capitulo:)
    Publica cuando puedas, un abrazo.
    Un beso, Any

    ResponderEliminar
  2. Yuhuuuuu por fin lo leoooo :DDD
    Me encanto, esque escribes de miedo!!!
    Por fin desperto Kian, chico que me vuelve loca (L) Y lo de shena? como pudo con esa barrera joder... ya me gustaria a mi tambien tener tanto poder y poder usarlo para salvar a la gente a la que quiero como hace ella... Se nota que estan enamorados... Lo de pasar las noches cerca suyo, el final cuando le dice ya se ha despertado y va corriendo a verle...
    Me encantan las historias de amor y aventuras(L)
    eres genial:D
    besooooss!

    ResponderEliminar
  3. Uyyyyyy esa reverencia que le hizo el duende, yo me veo por ahí que es una princesa o algo así *-*
    WEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE Kian despertó *_*
    pero y la chica nueva?? Dónde está??
    Ufs, me gustó Lyan, muy majo.
    Quiero un personaje femenino nuevo ¬¬
    Me encanta, como siempre.
    Te quiero Patricia<3

    ResponderEliminar
  4. Hayyyy. Me encantan esos dos....
    Y el duende tambien!!
    Me encanta la historia de hecho...
    Muy buen capitulo....
    Publica pronto
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Me encantó el cap,las cosas van avanzando entre estos dos y me gusta aquello XD.

    Kian como siempre me encanta, así que me lo adjudico antes de que aparezca alguien que lo quiera XD.

    Shena es fantastica, muy fuerte y espero ver su verdadero poder.

    eso, espero el próximo cap, cuidate y chaitoooo!

    ResponderEliminar
  6. uohhh al fin me pude leer todo lo k me faltaba!! niña k ganaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaasssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss


    sigo diciendo k soy Shenista!! si si y siiii!! ya era hora de k kian despertara jajajajja

    me encanto el cap!!

    x cierto, las cosas entre estos dos al fin avanza!!! k nervios!!!!!!!!!!!!!!!!!11

    genial la historia!! eres maravillosa!! un gran abrazo niña mía!!

    ResponderEliminar
  7. Que alegria que Kian este bien ^^
    ¿COmo leches derribo la barrera Shena? y donde esta el ultimo participante del grupoooo ains k nervios, sigue así, animo
    besitos

    ResponderEliminar
  8. Holaaa!! caray que emocionante!! ya estaba esperando a que ocurriese algo entre Shena y Kian...^^
    por cierto, pásate por mi blog cuando tengas un huequecito!!
    Besos!! :)

    ResponderEliminar
  9. awww ^^ Este capítulo fue muy tierno, pero me gustó más el anterior. Creo que por la tensión que se mantuvo con el Linch. Me gusta cómo vas armando la historia :DDD Lo que me encanto fue la parte de la pantera (cap anterior) no sé si tenga que ver con el gato negro de unos capítulos atrás.

    Ya estoy de regreso ^^
    Muchos besos!! :DDD

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola! Bueno voy despacio pero de a poco llegaré. Que pena no haber conocido tu blog mucho antes, bien no despotricaré y seguiré leyendo con el tiempo que cuento. Que decirte, me encantaaa, la historia Shena, Kian, y ahora el duende. Adoro estas historias fantásticas y de amor. Se nota que se atraen, que interesante. Shena es una ideal heroína.
    Ya sabes que te sigo, un beso grande guapa.

    ResponderEliminar

Me alegra que te animes a comentar.
Los comentarios alimentan mis ganas de seguir escribiendo :)
¡Se aceptan críticas constructivas!
Gracias<3