3 dic. 2011

Cazadora Capítulo 10 (primera parte)


Bueno, antes que nada deciros que esta parte es corta, sí  [no me matéis >.<]. Pero no tengo suficiente tiempo y me voy hoy de cumpleaños todo el día, con lo cual quizás no pudiera ni subirlo luego. Por esto decidí publicar lo que llevaba para algunas personas que sé que sólo pueden leer los sábados ;)
Aún así esperaré vuestros comentarios con muchas ganas:) Y respecto a la encuesta de arriba observé que hay gente que no comenta, si no lo saben, pueden comentar anónimamente, sin necesidad de tener cuenta de gmail u otra ;)

Besos y que disfruten de la lectura.

Las emociones bullían en Shena. Subió con rapidez las escaleras y entró a su cuarto, pero el ver todo el estropicio que había allí tan solo la alteró más. Respiró hondo y soltó todo el aire. Sus pertenecías estaban desparramadas por todo el suelo de la habitación. Se puso a ordenar todo con rapidez y soltura, decidiendo acabar con ello cuanto antes. Terminó justo para ver cómo el anaranjado atardecer daba paso a una brillante luna. Sonrió hacia ella. Su luz la inundó, alejando todos sus pensamientos. Observó las estrellas, se mimetizó con ellas.

La puerta de la habitación se abrió, pero ella no lo notó, estaba conectada con la Luna.

Una mano la agarró del brazo, sacándola de su concentración. Se giró de golpe, apartándose y adoptando una postura de defensa. Pero era tan solo era Kian, que le miraba desconcertado, una expresión que solía mostrar cuando estaba con ella.

-La cena está preparada, Shena.-exclamó, bajando la mano que estaba tendida hacia ella y saliendo de la habitación, sin dirigirle otra mirada.

Shena se preguntaba cuánto tiempo había estado contemplando el cielo que se abría ante ella.

Cogió una pequeña manta que se pasó por los hombros. Estaba empezando a refrescar.
Bajó la escalera, oyendo de fondo la risa de Kian y Natalia. Olía bastante extraño, pero no del todo desagradable cuando se asomó por la puerta de la cocina. Natalia fijó la mirada en ella, no del todo amistosa, con lo cual Shena soltó un imperceptible suspiro y entró sin vacilar. Los saludó con la cabeza, se sirvió un plato del extraño guiso y salió fuera. Necesitaba el aire nocturno.

Se sentó en el mismo árbol caído en el que Kian se había comunicado con Natalia esa misma tarde y probó una cucharada de la comida. A punto estuvo de escupirla. Contenía Fiane, un tipo de especie repulsiva para las hadas. Podía haber jurado que el guiso lo preparó Natalia.
Hambrienta, dejó en el tronco el plato lleno y se adentró en el bosque. Si Natalia cree que entraría como una idiota a por otra cosa era una ilusa. Pidió a las plantas de su alrededor información. Descubrió que a unos cientos de metros había una mata de zarzamoras, con unos frutos maduros y apetitosos. Se dio un buen atracón de ellos, dando las gracias se alejó de la planta, que en unas pocas semanas tendría de nuevo frutos.
Caminó por el bosque durante un buen rato,  estaba feliz. Estaba en su elemento. Abrió sus alas y flotó por encima de suelo, dejando que el viento jugara con ella. Rió durante un buen rato. Hasta que oyó el crujido de unas hojas secas.

Posó sus pies en el suelo y dirigió su mirada hacia donde procedía el ruido, expectante. De entre la maleza escuchó un dulce maullido. Se acercó al arbusto, de donde salió un gato negro con ojos amarillos. Shena lo reconoció. Era el gato que había visto unos días atrás en la ventana de la posada. ¿Qué hacía aquí? Lo miró bien, estaba herido.

Caminó con rapidez  lo cogió en brazos. El animal tenía unos horribles cortes en el costado que no dejaban de sangrar. Shena literalmente voló hacia la cabaña, impulsada por el viento que le ayudó. Entró sin pensarlo dos veces y ni miró hacia el salón de donde provenían sus voces. Fue a la cocina, donde cogió una gran toalla suave y la puso sobre la mesa, colocando al felino sobre ella.

-Te voy a curar esas horribles heridas.-aseguró al animal dándose la vuelta y comenzando a preparar todo lo necesario para el ungüento.

Al sentir el ruido de golpes en la cocina, Kian acudió.
-¿Shena?-preguntó extrañado.

Ella simplemente señaló con la cabeza al gato, sin dejar de preparar todo. Mientras, Kian se quedó mirando por un rato al animal, que a su vez también había fijado su mirada en él.

Terminó rápidamente todo y se acercó al gato. Acarició con ternura su cabeza mientras le advirtió que escocería, que no fuera a arañarle por eso. El gato la miró y cerró sus ojos. Una muestra de confianza. Comenzó a aplicarle el ungüento y el animal se puso tenso, con la otra mano lo acarició donde no estaba herido, tratando de tranquilizarlo. Tuvo que aplicarle en la pata trasera, donde con su aguda visión observó un pequeño pero profundo corte. Terminó y lo vendó con cuidado.

A todo esto, Natalia también había estado observando, pero Shena no se había dado cuenta hasta que terminó con el gato.

-Me iré a mi cuarto, buenas noches.-comentó mientras rodeaba suavemente al gato con la toalla y se encaminó hacia su cuarto.

-Buenas noches a ti también, Shena.-comentó con acidez Natalia, pero esta vez no le afectó. Era consciente del cansancio del felino en sus brazos.

Entró con rapidez a su cuarto y lo dejó sobre un pequeño sofá, el gato casi se había dormido.
-Que duermas bien pequeño.-deseó Shena acariciándolo con mimo una vez antes de levantarse y meterse en su cama.

Shena pensó en lo grande que era el gato en sí, casi el triple que un gato común. Quizás sea mestizo de alguna otra raza. 
Se sobresaltó cuando algo saltó a su cama, pero escuchó el ronroneo del gato y sonriendo, abrió un poco las sábanas y el gato se tumbó pegado a ella, ronroneando aún más fuertemente. Shena se durmió acariciándolo, sin ningún perturbador pensamiento que le pudiera ocasionar pesadillas.

7 comentarios:

  1. ¬¬ Aunque el capitulo esté buenísimo, entendemos que no tengas mucho tiempo, así que no te preocupes. Me encanta como escribes^^, Natalia me cae mal, pero mal, mal:)
    Ya espero el siguiente con ganas!!! Cuidate mucho!!!
    Any(L)

    ResponderEliminar
  2. Quizá soy una loca, pero comprendo el comportamiento de Natalia...está celosa (qué maja!) y quiere a Kian...además, no conocemos nada de su pasado y casi ni de su personalidad... quiero saber mucho más sobre ella porque me parece un personaje misterioso y con mucho que aportar a la historia ^_^
    De todos modos me alegraría que Shena y ella terminaran por ser amigas...sería tan pretty(L)

    Los gatos me odian ;_; y me dan un poco de miedito, espero que este sea bueno ¬¬

    ResponderEliminar
  3. :O :O SUPER-ALBA A COMENTAR ;D :
    Nose la verdad es que natalia es algo furcia si pero hay que entender que esta enamorada esperando a que su huerto florezca con semillas de kian XDDDD He de decir que shena tambien estaba algo celosa aunque lo quiera negar XD shena va a acabar con el gato a este paso XD
    Yo quiero saber mas de natalia y de Lyan porque este ultimo esta desaparecido . Es un equipo peculiar para el torneo XD SIGUIENTEEEEEEEEEEEEEE YA :D

    ResponderEliminar
  4. Mmmmm Natalia no me agrada en lo absoluto!!
    Siento que traerá problemas... Y Kian se convierte en la manzana de la discordia... xD
    Espero el siguiente...
    Saludos =D

    ResponderEliminar
  5. Me encanta, no podía ser de otra manera!! Tengo ganas de saber que pasará en el próximo capítulo, que pasará con Natalia? No me da buena espina ¬¬"
    Bueno sube cuando puedas :D
    PD: Me he creado un nuevo blog donde publicaré una historia, te lo dejo aquí vale? http://lookafteryou-paula.blogspot.com/
    Me puedes hacer publi por favor? :) MUCHAS GRACIAS
    UN BESO MUY GRANDE ^_^

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué monoso el gatito lindo! XDD. Siento haber tardado tanto en leer el capi pero últimamente ando más liada que la pata de un romano. Natalia no sé si me cae bien o mal. Obviamente está celosa, pero ¿ha tenido algo con Kian en el pasado? Si es así que se olvide de él. ¡Kian es de Shena! Un besito y espero pronto el próximo :)

    ResponderEliminar

Me alegra que te animes a comentar.
Los comentarios alimentan mis ganas de seguir escribiendo :)
¡Se aceptan críticas constructivas!
Gracias<3