22 oct. 2011

Cazadora Capítulo 5 (segunda parte)


Él no añade nada más, por lo que se concentra en el cálido elemento. Intenta descubrir lo que le avisará de que este elemento es afín a ella también.
Lo mira durante un buen rato. Y nada ocurre.
Se desilusiona y aparta del fuego con algo de resentimiento.

Aquí lo tenemos, aire y tierra. Aunque le hubiese encantado que el fuego fuese también un elemento suyo, así tendrían algo más en común Kian y ella.

Suspira.

-Vamos no te desanimes, alégrate. Tienes dos poderosos y útiles elementos a tu disposición, tu magia será muy poderosa.-añade él para animarla y logra sacarle una sonrisa.

-Sí.-le contesta ella con más confianza y seguridad.- ¿Qué haremos ahora?-pregunta con impaciencia.

Él parece pensárselo y finalmente le contesta.-pues vas a intentar controlar estos elementos.

Shena se queda muda, porque sabe que él empezará con el Aire, un elemento que antes… podría decirse que le regañó. Está nerviosa de nuevo.

-Shena.-le reprende él.-relájate, vamos a la Tierra mejor.

Ella asiente, pero aún nerviosa. Se reprende mentalmente, la tierra ha sido la que mejor se ha portado con ella. Sonríe ante ese recuerdo, ahora ansiosa por empezar.
-Muy  bien, ¿qué debo hacer ahora?

-Ven.-la llama y conduce hacia el tronco de uno de los árboles.
Ya siente la energía que desprende.

-Hola.-lo saluda alegremente y el árbol le devuelve un cantarín y feliz saludo de vuelta, está contento de ayudarla.

-De acuerdo, ahora concéntrate, ¿puedes comunicarte con él?-le pregunta Kian.

-Esto Kian, llevo haciéndolo desde el principio.-asegura Shena algo desconcertada, pensaba que eso era lo normal.

Él se queda callado mirándola y luego refunfuña algo que cree oír como: <<fuerte afinidad>>.

-Vale, en ese caso vamos al claro de nuevo.-dice dándose la vuelta y avanzando por delante de Shena, que le sigue algo confusa, ¿Qué le pasa? –apoya una de tus rodillas en el suelo Shena, bien. Ahora coloca las palmas de las manos en el suelo. Y ahora pronuncia estas palabras: terrae motus.

Shena se pone nerviosa, sabe que va a hacer un conjuro y no pronuncia bien las palabras. Kian se las repite con paciencia.

-terrae motus-logra finalmente pronunciar. De golpe siente que de un tirón, energía, más bien magia, sale de su cuerpo hacia el suelo. Directamente no ocurre nada, pero luego un pequeño temblor sacude la tierra.
Mira a Kian algo espantada, ¿es lo que debería ocurrir o es que ha hecho algo mal? Pero al ver su expresión asume que lo ha hecho bien.

Tras eso, Kian le explica que “terrae motus” es terremoto y que lo que acaba de hacer no está nada mal para una principiante en esto de la magia con los elementos. Ella se siente genial, aunque asustada, no sabía que esto podía hacerse con los elementos.

Durante los siguientes cuarenta y cinco minutos, Kian le sigue enseñando diferentes conjuros y trucos para no desgastarse demasiado.
Tras esto, Shena está sudorosa y algo temblorosa.

-Está bien, dejémoslo por hoy. Debes de saber que la magia requiere una gran cantidad de energía por parte de quien la utiliza. Hoy has demostrado ser capaz de utilizar una buena parte, sin saber cómo extraerla de tu entorno, simplemente de tu fuerza interior. Algo que me ha dejado impresionado, la verdad.

-Bueno,-empieza ella algo avergonzada, pero se ve interrumpida.

-Una última cosa antes de irnos. Ven.-vuelve a conducirla hacia los árboles, pero esta vez hacia uno bastante antiguo y grande.

-¿Por qué no…?- Kian le interrumpe de nuevo.

-No utilizarás el árbol de antes porque es demasiado joven y moriría.-exclama él, asombrándola.-antes de que lo preguntes, ocurre esto porque ellos te darán algo de su energía y como aún no lo controlas, podrías sacarle demasiado al anterior árbol y creo que no te gustaría dañarlo.

-Está bien.-Se acerca al árbol, el que antes de que ella lo salude ya le está hablando.
-Hola Shena, estoy encantado de poder ayudarte con esto.-la voz que resuena en su mente es más grave y anciana que las anteriores que ha oído, pero es muy reconfortante.
-Gracias.

-Bien, en cualquier situación en la que te veas con poca energía para poder recurrir, puedes apoyarte en el árbol y pedirle energía, ellos te la proporcionarán encantados. Vamos, apoya tu mano en el tronco.

Ella hace lo que le pide, el tacto rugoso del árbol le resulta acogedor. Es extraño.

-Muy bien, ahora pronuncia esto: da mihi virtutem.

Esta vez lo pronuncia con claridad a la primera y siente como una cálida onda que para ella tiene un suave tono verdoso sale del árbol y la llena, la llena de energía, la reconforta.

-Ahora debes decirle al árbol que ya es suficiente, vamos Shena no debilites al árbol.-le apremia al ver que ella no se despega del árbol.

-Ya está bien, muchas gracias.-dirige su pensamiento al árbol, que deja de mandarle energía, pero no le contesta. Shena se preocupa. -¿Estás bien?

-Sí pequeña, no te preocupes, tomaste un poco más de mí, pero estoy bien.

Suspira con resignación y algo molesta consigo misma, separándose del árbol de un empujón.

-¿Estás bien?-le pregunta Kian, como un eco de lo que ella le había preguntado al árbol.
Le responde con un gruñido afirmativo y anda hacia el claro de nuevo, dejando atrás a Kian.

***
Desconcertado, sigue a Shena hasta el claro. La encuentra empezando a recoger las cosas, la ayuda y apaga el fuego despidiéndolo con a un viejo amigo.

Montan en sus respectivos caballos y marchan hacia Phiro. Todo lo anterior hecho bajo un silencio sepulcral.
Kian intuye que ella está así porque ha tomado un poco de más del árbol. Decidido acerca a Yitan a Shena.

-Debes saber que los demás árboles que le rodeaban le darán la energía que le falta. No te preocupes. Es una red de energía que comparten sin problemas.

Nota como la tensión de ella se desvanece con cada palabra que va pronunciando, ha acertado en lo que le pasaba.

-¿De verdad?-le pregunta ella.
Él se lo asegura con un asentimiento y ella en respuesta le da una fugaz sonrisa que lo aleja de todo otro pensamiento.

Yitan da un pequeño salto bajo él y Kian apurado baja la vista a él.
¿Por qué esta Hada lo descoloca tanto?

-¿Kian?- resuena en su mente la voz de su amigo.

-Sí estoy aquí, dime.

-Estaré ahí para mañana al anochecer-responde alegre.

-Genial, me alegra de que pudieras venir al final.

-Yo también, nos vemos.”

Tan inesperado como había empezado el intercambio de palabras, se corta.
-¿Kian? ¡Kian!- le llama Shena.

-Hum lo siento, me estaba hablando uno de mis amigos, me ha dicho que llegará a Phiro por el anochecer.-se disculpa y ofrece una escusa.
 
-Ah vale, genial. Solo nos falta que tu otro amigo pueda venir.-exclama ella contenta.

-Em…en realidad es una mujer.-comenta Kian, mirando fijamente una extraña sombra negra que ha pasado por el filo del camino al lado de Shena. Se inquieta. Pero olvida todo cuando ve la expresión que Shena adopta al oír que su amiga es una mujer.

-¿Una mujer?-pregunta ella finalmente. Sus ojos son indescifrables para Kian.

-Sí, nos conocimos hace mucho tiempo.-le dice pensando en Natalia, o como ella prefieren que la llamen, Lia. Se conocieron por sus respectivos padres. Esa chica era hermosa y sigue siéndolo.

Shena no comenta nada más, inmersa en sus propios pensamientos, al igual que Kian.
Quien también está pensando en qué más le enseñará a Shena mañana, no esperaba que ella aprendiera tan rápido y mostrara tantas ganas y pasión por aprender magia. Absorbe la información como si una esponja se tratase.
Kian sonríe ante tal pensamiento, una sonrisa que para Shena no pasa desapercibida, aunque ella cree que sonríe por otro motivo.

De nuevo, esta vez sin que ninguno de los dos se den cuenta, una sombra pasa al lado de Shena, pero no le ataca.

****************

Bueeno, aquí os dejo esta última parte del quinto capítulo de Cazadora. Siento que haya sido algo tarde, pero esta semana he tenido varios exámenes y las cosas no querían entrar en mi cabecita ._. Espero que me perdonéis, ¡intentaré publiar más pronto la próxima vez!
Sé que esta parte puede ser algo más aburrida, pero necesitaba daros un poquillo de introducción a lo que yo pienso que es la magia en ese mundo.

Besoos y deseo que os haya gustazo aún así ;)

10 comentarios:

  1. esperaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa el amigo es amiga??? y shena x casualidad no estaria celosa verdad?? no no, xk lo ha parecido y muxo!!! ufff kian donde te metes jajajaj
    todo lo k le llega a enseñar es increible


    niña!! k escribes genial! los caps son muy largos y asi no me da esa sensacion breve jajajaj me encanta la historia y mejoraste con la escritura k das miedo! ya mismo estas en las estanterias de las librerias!! pero debo decir k tienes k explicar k soy tu fan numero uno eh?? y fan de shena!! soy shenista!! ajajaj

    un abrazooo guapa!!

    ResponderEliminar
  2. como ya te he dicho antes, la tercera persona es lo tuyo, me gusta como te quedan las cosas, sólo hay que hacerles toque por aquí y por allá, cosas pequeñas que aprenderás con el tiempo.

    y como siempre enamorada de Kian!!!! espero el siguiente!!!

    ResponderEliminar
  3. Tengo la sensación de que la amiga de Kian me va a encantar xDDDDD Nosé porqué .-.
    Weeeeeeee, Shena y la tierra...me gusta. Sí, sí, me gusta mucho. Le pega.
    Espero que se lleven bien Shena y la otra ^^
    (pero quiero celos igualmente xDDDDD)
    Gracias por comentarme siempre Patricia <33
    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. ¿Bromeas? El capítulo es perfecto en ningun momento me pareció aburrido(:

    Adoré a los árboles *.* ¡Son hermosos! Me encanta tu concepto de magia en la historia y eso de que se comuniquen, es perfecto >< Ya quiero ver como le va a Sheena con el aire que es mi elemento favorito ^^

    ¿Eso que percibo... son celos? Pronto Kian se vera en un lío amoroso xD Me has dejado con la duda de la sombra u.u Espero al siguiente capítulo.

    Suerte con tus examenes!
    Muchos besos(:

    ResponderEliminar
  5. Esto me encanta...
    Shena esta celosa ¿verdad?
    ESTO ES DESDE EL PUNTO DE VISTA DE kIAN?
    Los arboles son tan adorables... me encanta su forma de relacionarse con Shena... Me dejaste muy intrigada...
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola, descubriendo tu blog (:
    Me encanto el capi, no me parecio aburrido y con lo de los examenes te comprendo hay veces que a una se le cruzan las cosas.
    Un beso! te sigo :D

    ResponderEliminar
  7. Sorry por haber tardado tanto en comentar. El capi no ha estado mal. Shena empieza a controlar su magia, y la reacción que ha tenido cuando Kian le ha dicho que su amiga es una mujer... ¿habrán sido celos? ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Cariño :)
    Cada día me gusta mas como escribes :D Y cada vez me parece mas distinta tu forma de escribir a como lo hacias anteS! pero aunque antes eras magnifica he de decir que ahora eres perfecta ;) O alomejor es xq ahora me gustan mas este tipo xD
    Pero bueno, que quiero saber como sigue Shena! Que me encanta ^^
    Y si, soy la que tu dijiste que era jaja yo tb eche de menos leerte!! :S
    un besazo preciosa(LL)

    ResponderEliminar
  9. Mmmm..... tengo ganas de leer mas!!! No nos dejes ocn la intriga! :)

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Patricia! Me encanta esta historia de hadas y duendes. He llegado hasta aquí, he leído de corrido y me atrapó. Seguiré leyendo sin duda. Me ha gustado como se han conocido Shena y Kian. El momento de la lucha, las descripciones y demás. Cuando el unicornio blanco se acerca y la elige hermoso capi.
    ¿Así que Kian tiene una amiga? Mmm veremos que pasa con Shena.
    Felicitaciones cariño muy buena historia y estaré por aquí.
    Besos, Lou.

    ResponderEliminar

Me alegra que te animes a comentar.
Los comentarios alimentan mis ganas de seguir escribiendo :)
¡Se aceptan críticas constructivas!
Gracias<3